10 consejos para una boca sana durante el embarazo

Mantener tu boca y dientes sanos es siempre importante pero en el embarazo adquiere una mayor relevancia debido a los cambios hormonales y a las nuevas necesidades nutricionales.

boca sana durante el embarazo

Por ello te damos diez consejos para que no dejes nunca de sonreír.

  1. Cuéntaselo a tu dentista. Desde el principio tu dentista debe saber que vas a ser mamá y así te informará detalladamente de los pasos que debes dar. Te realizará una revisión bucodental completa y te aconsejará sobre cómo vigilar los cambios que se puedan producir en tu boca.mujer embarazada contenta
  2. Realiza revisiones trimestrales. Aunque todo vaya bien, no bajes la guardia. Los cambios hormonales también afectan a tu boca, las encías se vuelven más vulnerables a la placa bacteriana, por ello es recomendable realizar una higiene bucal trimestral.
  3. Vigila los problemas periodontales. Al aumentar el flujo sanguíneo durante el embarazo las encías pueden enrojecerse e inflamarse, la gingivitis es un transtorno muy frecuente a partir del tercer mes de embarazo. Estas bacterias pueden llegar al feto afectando a su correcto desarrollo. Por ello es fundamental visitar al dentistas para su tratamiento y que no se convierta en un problema mayor.
  4. Controla la aparición de caries. Para ello limita el consumo de dulces que las pueden provocar. También los cambios en los hábitos y la frecuencia en las comidas, sin una adecuada higiene bucal. Además las comunes náuseas provocan un cambio en el pH de tu saliva, haciéndola más ácida y esto afecta al esmalte de tus dientes haciéndolos más vulnerables a las caries y a las erosiones dentales.
  5. Mantén siempre limpios tus dientes. Ahora es más importa que nunca mantener la boca limpia. Por ello te recomendamos cepillar dientes y lengua después de cada comida, al menos durante 3 minutos.
  6. Usa un cepillo con cerdas finas. Ya te hemos contado que tus encías están mucho más sensibles durante el embarazo, por ello es aconsejable utilizar un cepillo suave que evitará la irritación y protegerá tu esmalte. Lo más aconsejable sería un cepillo eléctrico con cerdas finas.
  7. Cambia tu cepillo cada tres meses. Renueva tu cepillo cuando muestre síntomas de deterioro y como máximo cada tres meses, aunque parezca nuevo. Ya que en él se acumulan bacterias que pueden afectar a tu salud. Sustitúyelo de inmediato si has tenido alguna enfermedad contagiosa, como un resfriado.
  8. Cuida tu alimentación. Que sea variada y rica en fibras y vitaminas. Una dieta sana y equilibrada con cinco comidas al día. Limita los dulces y los picoteos entre comidas. No olvides que las frutas, las verduras y las legumbres son tus aliadas.
  9. Bebe mucha agua. Ya que los cambios hormonales en el embarazo pueden provocar la sequedad de la boca o xerostomía. Ten siempre a mano una botella de agua.
  10. Olvídate de los falsos mitos. Hay muchas afirmaciones sobre la salud bucodental de las embarazadas, y muchas de ellas no son ciertas. Por ejemplo, durante el embarazo no se pierden dientes, ni tu bebé va a agotar tus reservas de calcio, solo tienes que cuidar tu higiene, tu alimentación, hacer ejercicio físico y todo irá bien.